About usPublicationsInitiativesFundsGrantsGivingPlanned GivingICF-Xchange
Health Care and Americans Retiring in Mexico

Antecedentes - Los servicios de salud en México

Los costos de los servicios de salud en México son extremadamente bajos estimando que son tan solo del 25% al 30% de los costos equivalentes en los Estados Unidos.22 Una consulta con un médico particular en la Ciudad de México puede costar alrededor de US$ 30 23, y una consulta a domicilio (lo cual es común en México) en Puerto Vallarta puede costar tan sólo US$ 25.24 Aún así, algunos jubilados buscan atención médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el cual ofrece servicios de salud todavía más baratos, sin importar la nacionalidad.25 Por menos de US$ 600 anuales, un jubilado norteamericano puede recibir medicamentos, rayos X, atención dental y hasta hospitalización en caso necesario en instalaciones del IMSS, asumiendo que cuenta con la documentación que lo acredita como inmigrante o empleado extranjero, no residente permanente de México.26,27 En destinos turísticos de retiro como Mazatlán, algunos jubilados norteamericanos ya reciben servicios de salud por parte del IMSS incluyendo atención oftalmológica y dental.

Actualmente, México cuenta con 8 hospitales acreditados a través de la Joint Commission International, la organización líder en acreditación de instituciones del sector salud que ha certificado a más de 220 hospitales a nivel internacional.28 Adicionalmente, su proximidad con los Estados Unidos hacen de México un destino muy atractivo para el turismo médico. A la fecha, la industria médica en México se ha centrado en ofrecer cirugía cosmética o dental a su base de pacientes internacionales, pero a medida que el número de expatriados de los EE. UU. y otros países se incrementa, también aumentará la variedad de los servicios.29 Como respuesta ante esta creciente necesidad, la Secretaría de Salud planea incluir personal de enfermería bilingüe (inglés - español) e incrementar el número de hospitales acreditados durante los próximos dos años. 30

Ciertas empresas estadounidenses ya han establecido alianzas con algunos de los principales hospitales de México. Por ejemplo, el Baylor University Medical Center y el Methodist Hospital of Houston han desarrollado alianzas con el American British Cowdray Medical Center (Hospital ABC) en la Ciudad de México; el hospital CIMA en Monterrey está afiliado a la Mayo Clinic y al Children's Hospital de Boston. A medida que el turismo médico se incrementa, se espera que otras instituciones académicas y médicas de los Estados Unidos sigan su ejemplo.

Las compañías de seguros también están iniciando programas piloto para explorar la practicalidad de cubrir procedimientos médicos en el extranjero. En México, las empresas Blue Shield y HealthNet ya están ofreciendo cobertura a cerca de 20 mil pacientes en California que podrían buscar atención médica en México mediante sus pólizas de seguros contratadas en los Estados Unidos.31 Las empresas United Healthcare y su subsidiaria PacifiCare, ahora ofrecen planes de salud orientados a personal hispano, bilingüe o que prefieren hablar español en California y otros estados. United Healthcare tiene un acuerdo conjunto de mercadotecnia que le permite ofrecer sus planes de salud de California a tus miembros en los EE. UU., mientras que a través de su alianza con SIMNSA, puede ofrecer planes transfronterizos de salud a un segmento de empleados o sus familias que prefieren recibir atención médica en México. SIMNSA (Sistemas Médicos Nacionales S.A. de C.V.), es una operadora de planes de salud que ofrece a sus pacientes una red de más de 200 dentistas y médicos en Baja California. Los planes de SIMNSA también ofrecen cobertura para mexicanos que son residentes legales de los Estados Unidos, ciudadanos norteamericanos descendientes de mexicanos y para quienes cuentan con la doble ciudadanía.

Adicionalmente, la mayoría de las principales compañías de seguros en los Estados Unidos ofrecen cobertura para tratamientos de emergencia cuando sus clientes estadounidenses se encuentran de viaje en México. Debido a esto, AmeriMed, una red mexicana de servicios de salud, ha establecido hospitales en Cancún, Puerto Vallarta, Los Cabos y una clínica en Los Barriles, BCS. Otras compañías de seguros que ofrecen cobertura en México incluyen Amedex, una empresa privada con sede en los Estados Unidos que ha operado en México durante 15 años:32 Morgan White International Citizens, e Integra Global, las cuales ofrecen seguros de gastos médicos a jubilados norteamericanos mayores de 50 años que viven en México. Adicionalmente, algunos jubilados de los EE. UU. han optado por adquirir seguros médicos que ofrecen las compañías mexicanas de seguros. El costo anual promedio de una póliza de esta naturaleza fluctúa entre los US$ 1,500 y 2,500 anuales.33

Todo esto está sucediendo al mismo tiempo que los jubilados norteamericanos pugnan para que Medicare cubra los gastos incurridos en el extranjero. Actualmente, el gobierno de los Estados Unidos no permite que los jubilados que viven fuera del país reciban reembolsos de Medicare por concepto de servicios médicos en el extranjero, aún y cuando hayan realizado aportaciones al sistema durante toda su vida laboral.34 Por ello, han surgido organizaciones de base como la Americans for Medicare in Mexico y la Association of American Residents Overseas que cabildean ante el Congreso de los Estados Unidos para ampliar la cobertura de Medicare para aquellos jubilados sujetos de recibir apoyo por parte del programa.35

De hecho, existe un programa de reembolsos de seguros en México disponible para militares norteamericanos jubilados que viven en el extranjero. “Tricare for Life” es un seguro de gastos médicos que ofrece cobertura global, incluyendo en México para militares jubilados y sus dependientes.36 Por más de 15 años, el Wisconsin Physicians Service ha reembolsado los gastos por servicios médicos en México que son cubiertos por Tricare Standard y Tricare for Life. Cuando estos jubilados alcanzan los 65 años, se inscriben en Medicare Parte B y continúan recibiendo sus reembolsos por parte de Tricare.

Más allá de su oferta de servicios médicos básicos, México se está volviendo el destino número uno para servicios dentales y la compra de medicamentos con prescripción médica tanto para los jubilados norteamericanos que viven en México como para aquellos que siguen viviendo en los Estados Unidos. En Los Algodones, BC, un pequeño poblado fronterizo ubicado del otro lado de la frontera del condado de Imperial en California, miles de personas cruzan la frontera anualmente para recibir servicios de salud primarios o consultar a un homeópata, acudir al dentista u optometrista, o comprar medicamentos con receta en alguna de las más de 20 farmacias de la localidad.37 Las leyes que actualmente regulan a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), permiten que los ciudadanos de los EE. UU. compren e importen la cantidad de medicamentos con receta necesaria para tres meses de tratamiento con una receta expedida por un médico en los Estados Unidos. Para algunos jubilados que viven con recursos limitados, el costo-beneficio es claro. Los precios en las farmacias de descuento en Tijuana, pueden llegar a ser menores en un 40% o más que los precios del mismo medicamento en San Diego. Sin embargo, al mismo tiempo existen problemas con las medicinas de patente en México. De acuerdo con datos de la FDA, se estima que hasta un 40% de los medicamentos en México puede ser falsificado.38

Aunque el mercado de medicamentos de patente en Baja California es de un mayor costo-beneficio que en San Diego, la calidad de los servicios de salud y especialmente de las medicinas es menos segura. La industria está menos regulada en México que en los Estados Unidos: en algunos casos, los norteamericanos que contratan servicios y adquieren medicamentos han sido víctimas de prácticas fraudulentas. Por ley, los medicamentos de patente que se encuentran a la venta en México requieren de receta médica emitida por un médico mexicano. Sin embargo, algunas farmacias de Tijuana aceptan recetas médicas emitidas enlos EE. UU.

También existen evidencias anecdóticas de incidentes en los que se vende medicamento sin receta en México. Aunque muchos residentes de ambos lados de la frontera se benefician de los bajos costos de los medicamentos, esta práctica puede resultar en graves daños a la salud sin una consulta médica previa. Las políticas actuales dejan en manos de los consumidores la decisión de actuar de manera sensata y seguir las recomendaciones de su médico o farmacéutico.

Por estas razones, muchos norteamericanos que residen en México siguen comprando sus medicamentos con proveedores de servicios de salud en los EE. UU. Estos jubilados generalmente utilizan servicios que enrutan su correo (por ejemplo los que ofrecen empresas como Mail Boxes, Etc, UPS y FedEx) para recibir sus medicamentos en México. Sin embargo, el gobierno de México ya no permite que los envíos de medicinas estén exentos del pago de impuestos. Para aquellos norteamericanos que viven de tiempo completo en México y que dependen de medicamentos expedidos en los Estados Unidos, estos impuestos adicionales pueden orillarlos a considerar la compra de sus medicamentos en México por razones económicas.39

Notes

22 Deloitte, 2009, p7. » Back to article
23 Morais, Richard C. “Medicare in Mexico,”
http://www.forbes.com/2009/09/04/mexico-medicare-retirees-personal.html, 9/4/09, página consultada el 2 de noviembre del 2009.
» Back to article
Hylton, Hilary. “Medicare Savings: Is the Answer in Mexico?” en
http://www.time.com/time/printout/0,8816,1931559,00.html, 23 de octubre de 2009, consultada el 2 de noviembre de 2009. » Back to article
25 Morais. » Back to article
26 Hawley, Chris. “Mexico’s Health Care lures Americans,” en
http://www.usatoday/com/news/world/2009-08-31-mexicohealth- care_N.htm, 23 de octubre de 2009, consultada el 2 de noviembre de 2009. » Back to article
27 Entrevista del Crossborder Group con un representante del IMSS, 13 de agosto de 2009. » Back to article
28 Deloitte, 2009, p7. » Back to article
29 Deloitte, 2008, p6. » Back to article
30 Paterson, Kent. “Mexico Stakes Higher Bet on Medical Tourism,” FNS News, 23 de enero de 2010. » Back to article
31 Deloitte, 2009, p5. » Back to article
32 Crossborder Group, p29. » Back to article
33 Costos de las pólizas de seguros proporcionados por jubilados residentes en comunidades de Cabo del Este y Los Cabos, Baja California Sur. » Back to article
34 Morais. » Back to article
35 Hylton. » Back to article
36 Hamby, Jr., James E. “Tricare Help: Can I still Go with an HMO?” en Army Times, 14 de agosto de 2009. Consultada en:
http://www.armytimes.com/benefits/health/offduty_tricarehelp_081409/. » Back to article
37 California Connected (KPBS 22 de mayo de 2003). » Back to article
38 U.S. Food & Drug Administration, Antecedentes sobre los Fármacos Adulterados, 2009
http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm180899.htm » Back to article
39 Wenger, comunicación personal, abril 2010. » Back to article
40 Warner, David C. Getting What You Paid For: Extending Medicare to Eligible Beneficiaries in Mexico. U.S.-Mexican Policy Report No. 10: University of Texas, 1998, p26.» Back to article